El alpinista vasco permaneció en casa unas escasas 48 horas antes de partir de nuevo, esta vez rumbo a Nepal, donde se enfrentará al Ama Dablam y al Everest.

En Katmandú, Txikon se reunirá con el resto del equipo expedicionario que escalará con él el Ama Dablam, y que incluye a himalayistas expertos como Óscar Cardo y Jonatan García (que también intentarán el Everest), el veterano alpinista Ramón Portilla (con quien compartió la expedición de la primera invernal al Laila Peak en 2013), Sergio Pérez, Francisco Miguel Fernández, Alejandro Albacete, David Javega, Jesús Morales, José Manuel Zapata y Francisco Hurtado, los nepaleses Pasang Sherpa y Chhepal Sherpa, y también Félix Criado e Íñigo Gutiérrez.

Estos dos últimos alpinistas salieron de España en coche junto a Paqui Vicedo e Iker Mediavilla y llegaron a Katmandu ayer, justo a tiempo para la reunión del equipo, tras casi 13.000 kilómetros y doce países recorridos.

Durante el trekking de aproximación, además, irán acompañados por Juan Alejandro Martínez, José Urbano y Jesús Bermúdez, tres jóvenes montañeros con discapacidad y miembros de la asociación Amiab que, junto con sus monitores (Alberto Pastor, Laura Maranchón, Fabrizio Terrazas y Javier Palacios) y el fotógrafo Álvaro Sanz, esperan recorrer todo el valle del Khumbu hasta el Campo Base del Everest, ubicado a 5.300 metros, en pleno invierno.

Ama Dablam para aclimatar

El grueso de la expedición compartirá el intento al Ama Dablam (6.814 m) que, a su vez, servirá de aclimatación para Álex Txikon, Jonatan García y Óscar Cardo de cara al Everest. Situado en el Parque Nacional de Sagarmatha –igual que el Everest–, este pico destaca por su belleza. En los últimos años se ha convertido en destino de numerosas expediciones, principalmente en otoño. Según los registros de The Himalayan Database, ha habido más de 4.000 ascensiones a lo largo de la historia (cifras hasta la primavera de 2018). El intento fue exitoso, Alex y su equipo pudo llegar a la cumbre de esta montaña y ahora apuntan al imponente Everest.

De estas, 227 lo hicieron con un permiso invernal, 45 de las cuales en el invierno astronómico. La primera cima invernal –según el calendario– del Ama Dablam llegó el 22 de diciembre de 1990 (primer día de aquel invierno), a cargo de los italianos Marco dalla Longa, Livio Ferraris y Giovanni Ghisleni. La primera invernal española correspondió a José Enrique Carboné, que llegó a la cumbre el 13 de febrero de 1997 con el suizo Augustin Fragnière.

A la tercera… ¿va la vencida?

Tras bajarse del Ama Dablam, Álex Txikon, Óscar Cardo y Jonatan García, junto con tres sherpas (Chhiji Nurbu, Pechhumbe y Tenjen), se trasladarón al campo base del Everest (8.848 m) para intentar la ascensión invernal sin oxígeno. Será la tercera tentativa para Álex Txikon, que ya estuvo allí en los inviernos de 2016-17 y 2017-18, antes de cambiarlo por el K2 el año pasado.

En su primer intento, en el invierno de 2016-17, Álex Txikon llegó hasta el campo 4, situado en el Collado Sur, a unos 8.000 metros de altura. En el segundo, en el invierno 2017-18, Txikon y su equipo consiguieron equipar la ruta hasta los 7.850 metros, a poca distancia del citado campo 4.

Ambas fueron expediciones largas, de más de dos meses de permanencia en el campo base. Eso es algo que forzosamente cambiará en esta ocasión, pues Álex Txikon no llegará al CB del Everest hasta finales de enero, con lo que solamente quedará mes y medio de invierno en el calendario.

Otra diferencia es que por primera vez llegará a un campo base habitado en invierno. Allí está ya desde hace semanas el alemán Jost Kobusch, con el objetivo de ascender en solitario la arista oeste y el corredor Hornbein sin oxígeno. No está previsto que haya colaboración entre las expediciones, pues previsiblemente Álex Txikon se decantará por la ruta normal de la cara sur, como en sus anteriores intentos.